»

Ubicación actual:

Inicio | Archivos | Texto | Prensa | Música Para Modernos

Argentina Mode en InstagramActualizaciones del SitioArgentina Mode en InstagramArgentina Mode en TumblrArgentina Mode en Google+Argentina Mode en YoutubeArgentina Mode en TwitterArgentina Mode en Facebook

 


Música Para Modernos en el Suplemento "Si" de Clarín
Entrevista a: Nota General
Diario: Clarín
Por: Suplemento SI
Fecha: 27 de Octubre de 1989

Sub-Navegación «
Recortes Periodísticos

Conferencias/Anuncios

Entrevistas

Galería de Imágenes

Radio

Lanzamientos

Video clips

Conciertos

Documentos

Exclusivas

Electronic Press Kits
Proyecciones - Tours

Versiones Bare

Presentaciones en TV

 

 

Imágenes

 

 

 

 

Transcripción


MÚSICA PARA MODERNOS
Depeche Mode, de los orígenes del tecno al éxito de masas

Aunque recién ahora sean populares en estas playas, la banda británica que arrasa los charts europeos y se extiende a EE.UU. lleva ya diez años de batalla. Entre tanta bola que hoy se hace llamar tecno, los Depeche asoman como puristas del género, capaces de seducir a un tiempo al público y a los melómanos más exigentes.

Algo más que una moda pasajera


Surgieron hace diez años, provenientes de un pequeño pueblo al este de Londres, simultáneamente con la aparición de los sellos independientes. Son, junto a New Order, uno de los últimos exponentes del tecno en su forma más pura y uno de los grupos nacidos con la new wave que más discos ha editado. En Estados Unidos hay quienes los desprecian por no usar batería y guitarras, pero, a pesar de eso, su último disco, "101", recientemente lanzado en la Argentina, fue registrado en vivo en Pasadena ante 78 mil personas. Uno de sus objetivos: "devolverle credibilidad al pop".

Hacia fines de los setenta, principios de los ochenta, se respiraban aires de cambio en Gran Bretaña. De la mano de la nueva tecnología, y agrupados bajo el poco claro término "new wave", una gran cantidad de distintos géneros (tecno, ska, dark, etc.) comenzaron a poblar los charts ingleses, fenómeno que coincidió -no por casualidad- con la aparición de un respetable número de sellos independientes.

Londres era la Meca, y hasta allí convergían las nuevas bandas, recibidas con los brazos abiertos por los incipientes ejecutivos de Beggars Banquet, Factory, Stiff, Rough Trade, 4AD y Mute -por nombrar solo algunos-, ta los estrafalarios nombres de las nuevas escuderías. En uno de los tantos encuentros que se produjeron por entonces, Daniel Miller, cabeza del grupo The Normal y dueño del sello Mute, conoció a los Depeche Mode mientras estos hacían de teloneros de otra banda en un pub londinense, dando comienzo a una amistad que ya lleva más de diez años y a una de las carreras más prolíficas y originales de la new wave. Desde entonces, junto a Nick Cave, los Depeche Mode han sido el plato fuerte de Mute.

Sonido sintético

"Cualquier cosa era mejor que tener que ir a trabajar una vez terminado el colegio". La frase de Keith Richards era por entonces moneda corriente en Inglaterra, y si uno conseguía armar una buena banda de música, mejor. Basildon un pequeño pueblo al este de Londres, no era la excepción al a regla: Vince Clarke, Martin Gore y Andrew Fletcher, tres de sus adolescentes habitantes, aporreaban un sintetizador y dos guitarras agrupados ya como Depeche Mode, nombre que habían tomado de una revista de modas francesa. Al poco tiempo se incorporó David Gahan como vocalista y, tras unos meses de presentaciones en pequeños bares, conocieron a Daniel Miller. "Con Mute -dirían más tarde- tenemos la posibilidad de desarrollar nuestro propio estilo a nuestro propio paso; dándonos el tiempo que necesitamos y sin que nadie nos apure".
En 1981, apareció Speak & Spell, álbim debut de la banda, para algunos el mejor de su producción. La idea de salir de gira para presentar el disco sedujo fácilmente a casi toda la banda, pero no a Vince Clarke, adepto a la vida de los estudios de grabación, quien se abrió del grupo, dando lugar a su reemplazo por Alan Wilder y dejando a Martin Gore como cabeza artística.
Clarke formó Yazoo con otra nativa de Basildon, Alison Moyet, y últimamente hace de las suyas junto a Andy Bell en otro grupo habitué de los charts europeos: Erasure. "Hace mucho tiempo que Vince se fue -declaró días atrás Alan Wilder, consultado sobre posibles rivalidades con su antiguo compañero-, tanto que ya no pueden existir problemas. Somos grupos muy distintos. En realidad, casi no lo vemos: nosotros trabajamos mucho y él también.
Con su típico sonido tecno, aunque no tan frío como el de otras bandas de su mismo género, los DM han ido ganando espacios -especialico adolescente, aunque no exclusivamente- en Europa primero y más recientemente en los Estados Unidos. "Usamos sintetizadores -dice Alan Wilder- y sintetizadores significa sintético: reproduce sonido, no es sonido". Sonido sintético tomado, muchas veces, de los lugares más insólitos. "Uno de los mejores lugares para samplear -dice Martin Gore- es tu propia cocina. Platos, Vasos, abrelatas, cacerolas, sartenes y cubiertos ofrecen buenos sonidos para la percusión". Las letras, en tanto, suelen tener toques románticos, pincelazos irónicos y a veces parecen depresivas, aunque ellos se empeñen en negarlo: "¿Depresivos?", se defienden, "No, tan solo somos realistas".

Una mala palabra

En Estados Unidos hay quienes opinan que los DM no son una verdadera banda: "No tienen baterista, no tienen guitarras y usan cintas todo el tiempo", argumentan. "Uno de nuestros objetivos -dice Martin Gore- es devolverle la credibilidad al pop. En Inglaterra no hay diferencias entre rock y pop, pero en Estados Unidos si: decir pop es como decir una mala palabra".
Estados Unidos sin embargo les abrió finalmente sus puertas. Fue durante su última gira, denominada Music For The Masses Tour, en una de cuyas actuaciones se registró su último disco, llamado 101, y la película del mismo nombre, dirigida por D. A. Pennebaker. "Las cosas parecen estar cambiando -declaro Alan Wilder en una conferencia de prensa previa a una de sus ultimas actuaciones-, ahora no son tan difíciles para grupos como nosotros, o como The Cure o New Order, con quienes tenemos varias cosas en común".
-¿El publico, por ejemplo? -insistio el hombre de prensa.
-Tal vez -contestó Wilder.
-Dicen que gran parte de los que ven a DM son chicas...
-No es cierto -replicó Wilder un tanto molesto- en Europa, por ejemplo, yo diría que el 80 porciento de nuestro público son hombres. En Estados Unidos, es cierto, tenemos buena aceptación entre las chicas y, por alguna razón, entre la comunidad gay.
 

 

 
 

Todos Los Derechos Reservados © 2005 | Home

Webmaster | Créditos | Arriba